^Back To Top

Buscador de libros

Buscar: 
Título:  Autor/a: 
Sinopsis:  ISBN: 
Categoría: 

Tiendas online


 

Lo que no hay que hacer en un personaje:
las Mary Sues

 

 

Introducción

Introducción

 

Bueno, el tema viene a raíz de una... eh... tontería en el foro de mods. Estábamos hablando en el foro Sasha y yo de los personajes de las historias así como de los textos que a veces «nos toca leer». La conversación, en muuuuy resumidas, fue ésta:

 

Sasha: Tenía una amiga que me hacía leer sus relatos en los que ella era la prota, y todo el mundo la adoraba, y era la «más mejor», y... y...

MAEC: ¡Oh, Dios! ¡Mary Sues, NOOOOO!

Sasha: ¡Ah! ¿Pero es que lo hace más gente?

 

Y sí, podrá ser sorprendente, pero no es que «lo haga más gente» es que es un tópico y, como veis, tiene hasta nombre. El problema es que en las explicaciones posteriores de qué es un personaje de estos, el resto de mods entraron al trapo y empezaron a insinuar que había mucha Mary Sue por el mundo pues X tiene esa característica del personaje e Y tiene esa otra. Y no, una Mary Sue NO es cualquier personaje que tenga una de las características de ese patrón; los tiene casi todos. Así que he pensado que quizás podría venir bien hacer un artículo sobre ello para poder detectarlos y, en la medida de lo posible, evitar que la gente acabe haciendo que uno de sus personajes sea una Mary Sue.

 

Así que empecemos por el principio.

Definiendo a las Mary Sue

Definiendo a las Mary Sue / Gary Stu

 

Las Mary Sues vienen de antaño, cuando en 1973, Paula Smith hizo una parodia de Star Trek en la que insertaba un personaje secundario que acaparaba la atención de la historia. Según la Wikipedia:

 

«El término Mary Sue fue tomado de un personaje creado por Paula Smith en 1973 para su historia satírica "A Trekkie's Tale", publicada en su fanzine Menagerie #2. El personaje en cuestión era la teniente Mary Sue (la teniente más joven de la flota. Sólo quince años y medio), una chica idealizada e irrealista. A través de ella, Smith parodiaba los fanficions de Star Trek de la época, siempre escritos por adolescentes que fantaseaban con aparecer en la ficción de la serie; en sus relatos, un personaje original que obviamente les representaba a ellos tenía interacciones románticas con personajes de la historia original a pesar de la diferencia de edad, siendo en otras versiones parientes de estos personajes o sus aprendices».

 

El nombre de este personaje se extendió y, a partir de ahí, se denominan Mary Sue (o Gary Stu en su versión masculina) a los personajes secundarios que se insertan en un mundo creado y acapara toda la atención de la historia (cuando no debería). En términos generales, es algo más propio del mundo del fanfiction, pero también se dan casos en libros originales (uno muy reconocido sobre todo por la popularidad de su saga sería Bella Swan de «Crepúsculo»).

 

Para la gente que nos hemos movido o se mueven por el mundo de los fanfiction —sobre todo cuando ya se lleva unos años—, reconocer una Mary Sue viene a tener la dificultad de que alguien te ponga delante una tarjeta roja y otra azul y te pregunten cuál es la azul. Pero para la gente externa al mundillo no saben (ni tienen por qué) reconocer a una Mary Sue. Por lo tanto, pueden caer en el tópico de hacer una Mary Sue en sus escritos sin darse cuenta.

 

Yo reconozco que no soy la persona más indicada para dar lecciones de cómo estructurar y perfilar un personaje de una novela. Yo escribo sobre un personaje en función de lo que aparece en mi cabeza, así que no hago borradores ni esquemas de cómo tiene que ser. Pero si al menos evitamos los tópicos de la Mary Sue, ya tenemos dado un paso enorme para que ese personaje tenga una mínima dosis de personalidad propia.

 

Definiendo a las Mary Sue / Gary Stu

Hay un patrón muy marcado de cómo son las Mary Sues, por eso, de inicio puede ser sorprendente que se caiga en un tópico tan «señalado», pero es lo que hay. De todas formas, como decía, una Mary Sue no es un personaje que tenga X poder extraño o Y tipo de color del pelo. Es justamente lo que ponía en la conversación inicial con Sasha: «es una prota extremadamente guapa, y todo el mundo la quiere, y todos hacen lo que ella dice porque es la más lista del barrio, y tiene más poderes que nadie, y sabe todos los deportes del mundo mundial hasta el punto de que si iría a una Olimpiada no se llevaría todas las medallas de todas las disciplinas por solapamiento de horarios entre las pruebas (aunque es posible que se sacase algún as de la manga para participar y llevárselas. JK Rowling ya creó un giratiempo, así que... XD), y es la "más mejor", y... y...».

 

Es decir, no es que un personaje tenga una habilidad desarrollada o destaque en algo. Una Mary Sue lo es todo y a la vez. Y permitidme que haga un listado de sus características basándome en otras ya creadas por Internet (empiezo por Wikipedia y añado si encuentro más), pero si me pusiera a hacerla desde cero, seguro que me dejaba algo. Os pondré ejemplos de novela romántica para hacerlo más claro.

 

Patrón de rasgos comunes de las Mary Sues y Gary Stus

Como decía al inicio, son más característicos del mundo fanfiction y por eso unos cuantos de los rasgos son exclusivos del mundillo. Aun así, otros son extrapolables a relatos originales, así que os vendrá bien tanto a las que escribís fanfictions como las que sólo hacéis originales.

 

  • El personaje insertado es del mismo sexo que al autor. Normalmente, suelen ser mujeres las que escriben estas historias, de ahí que en general se habla siempre en femenino.
  • Los nombres de estos personajes rara vez concuerdan con el canon de la serie. Si no llegamos al extremo de que sea un self-fic (una inserción directa del escritor donde será él con su nick o nombre), tendrá nombres raros que a la autora le gusten o le resulten identificativos como podrán ser la piedra de su signo del zodiaco o similares.

    Ejemplo habitual: que en fics de manganime (japoneses) tengan nombres españoles o ingleses (Ámbar, Luna, Celeste...), mientras que los demás se llamarán Ryunosuke o Satoshi.

  • A nivel físico son perfectas. Son las más bellas, con el pelo más liso, con las curvas más voluptuosas (pero eso sí, esbeltas cual modelo ¿?), con los ojos más bonitos (porque serán tan incongruentes como ser rasgados pero enormes y sin padecer miopía por ello), colores raros de ojos (incluso inexistentes en el género humano) y también de pelo (en mangas con pelos extraños, ellas tendrán uno que nadie tiene y que seguramente irá acompañado de mechas raras con puntas de colorines y demás parafernalia, no vaya a ser que se encuentre por la calle alguien que vaya igual que ellas), con la piel tersa y suave, los pechos turgentes y grandes (pero eso sí, seguro que no necesitan sujetador de lo bonitos y perfectos que son), etc.
  • El personaje suele ser bastante joven, en muchos casos, adolescente. El tema de las Mary Sues suele darse especialmente en las fases adolescentes. La mayoría de «escritores» con Mary Sues suelen ser adolescentes «enamorados» de los personajes de su serie favorita a las que les encantaría ser el centro de atención de todo el universo de la serie. De ahí la parodia de Paula Smith sobre meter a una quinceañera en Star Trek.
  • La Mary Sue es el centro indiscutible de atención de todos los personajes y la trama. Por supuesto, en el 99% de los casos rompe la trama y ambientación general del universo. De hecho, se dan muchos casos en los que su introducción en la trama genera problemas incluso en la pareja canon (la oficial).

    Ej: Es como si en la saga de los Cárpatos (temática de soulmates), llegase la Mary Sue e hiciera que su protagonista más querido (pongamos, ¿Gregori Daratrazanoff?), pues bien, Gregori se olvidara de Savannah y se quedara con él (aunque tenga que cargársela para dejarle el hueco libre). Es decir, rompería toda la ambientación de los compañeros del alma cuando la serie gira en torno a esa problemática de los compañeros únicos.

  • Se suele decir que las Mary Sues no tienen una personalidad definida, aunque para mí sí lo está: se llama «ser lo más mejor». Siempre será la mejor en todo: la más generosa, la más amigable, la más buena, la más divertida, la más alegre y risueña, la más... Se entiende, ¿verdad? Dejando la gracia, las Mary Sues no tienen una personalidad trabajada. Son personajes planos, sin evolución de ningún tipo. Están ahí sólo para ser las mejores y que todos caigan rendidos ante su magnificencia.
  • Los personajes que no le gustan a la autora estarán en contra de la Mary Sue. Esto hará, como ya he mencionado antes, que todos los demás se pongan en contra de ellos porque recordemos que los personajes harán y dirán todo lo que la Mary Sue diga. De hecho, si a un personaje le tiene inquina, aunque sea del grupo habitual de la serie, hará un acoso/derribo contra él para denigrar al personaje, vengarse del hecho que haya ocasionado esa animosidad o lo que en la cabecita de la autora se tercie.
  • En los casos de temática paranormal, la Mary Sue será la «más mejor»... otra vez. ¿Veis por qué decía que sí están definidos?

    Ej: La Mary Sue será más poderosa que Aquerón, Apollimia, Savitar, Jared y demás fauna todos juntos.

    Vuelvo a lo de antes, que un personaje tenga un poder extraño no lo convierte en Mary Sue. La Mary Sue es un personaje exagerado que lleva al extremo estas cosas. Tendrá poderes raros, además de que será superpoderosa y por supuesto, ni le resulta difícil ejercer ese poder ni le habrá costado conseguirlo. Y no nos olvidemos de lo más importante: irá adornado con el resto de puntos sobre sus características de este artículo.
  • La Mary Sue destaca en muchas habilidades. Habrá un instrumento que sepa tocar a la perfección (o varios) y todos de forma innata, y se le darán bien los deportes, y bailará estupendamente, y... y... Destaca en muchas cosas y, por supuesto, es admirada por todos —y no digamos por su objeto de atención que muchas veces es el protagonista original del universo y culpable de que se haya insertado en la historia para desgracia de nuestros ojos.
  • La Mary Sue es Mary Poppins... digo... «prácticamente perfecta en todo». Es un personaje perfecto tanto a nivel físico como de carácter. Por eso tooooooodo el mundo las quiere y cualquier personaje que haga algo malo contra ellas padecerá las iras de todo el elenco. No tiene defectos ni vulnerabilidades, y en caso de que los tenga serán tipo «es demasiado confiada», «de tan generosa que es parece tonta», «es tan modesta que ni cuenta se da de lo perfecta que es», etc.
  • Derivado de lo anterior, la Mary Sue hará que todos los personajes masculinos caigan rendidos a sus pies. En algunos casos, hasta los femeninos. Todos se enamorarán de ella por su perfecto carácter, por su perfecto físico, y por sus perfectas habilidades. Es por eso que comentaba antes que en muchos casos, la Mary Sue entra en el universo para quedarse con el prota rompiendo así la pareja canon. Digo el prota porque es lo que suele pasar, pero en realidad viene a querer quedarse con el personaje de la historia por el que la autora sienta predilección. Y bueno, viendo esto os podéis imaginar cómo serán las tramas para conseguirlo. Si no mata a la rival para quedarse con el hueco (reconozco que no lo he visto nunca —aunque tengo entendido que se da—, y supongo que es porque da un pensamiento secundario de que se queda con ella como segundo plato), hará que la prota oficial deje al prota o —y que es más habitual— su prota favorito prefiera a la Mary Sue por lo estupendísima que es y deje a su pareja canon.
  • Parentesco con los personajes canon. En general, la inserción del personaje viene definida por ser el pariente de alguno de los personajes (hermana perdida, prima, melliza, sobrina, etc.). Si lo que pretende es liarse con el prota, NUNCA será su hermana... porque lo será de otro personaje sin parentesco con el prota con el que pretende emparejarse, ¡faltaría más!
  • En cuanto a la vida pasada de la Mary Sue tenemos dos variantes: o es misterioso o es traumático. La posibilidad de que sea traumático es directamente proporcional a lo traumático que sea el de su personaje favorito. Como tengamos un atormentado en el grupo, allá que se lanzará la Mary Sue del tipo «pasado horrible». A ella la habrán hecho cosas peores y podrá reconfortar a su querido prota. Y, por supuesto, a todos les dará lástima por lo que le ha pasado y por eso caerá más en gracia ante todos en cuanto se descubra lo que le hicieron. Pero no os preocupéis que para eso Mary Sue es la «más mejor» y por eso será la persona más divertida, más amable, más feliz y más risueña de la creación, y todos alucinarán de lo bien que es capaz de encajar algo así y seguir viviendo su vida. Jesucristo a su lado es un inepto por no haber sonreído cuando estaba en la cruz. Mary Sue lo habría hecho y habría cantado con su perfecta voz para embelesar a la audiencia que tenía viéndola morir allí colgada.
  • En cuanto al futuro de la Mary Sue... pues depende. Lo normal es que se quede con su personaje favorito, tengan hijos y vivan felices. Pero a veces también se dan los casos en que la Mary Sue muera en plan batalla épica en la que habrá salvado a todos (con el que se ganará más el favor de toooooooodos los personajes). Eso sí, por regla general, algún ente divino o vete-a-saber-qué hará que resucite (¿cómo el género humano se puede permitir perder semejante dechado de virtudes?).

 

Como veis, la ristra de rasgos es bastante característica.

Tipos de Mary Sue

Tipos de Mary Sue / Gary Stu

 

Bueno, hay muchos tipos de Mary Sue en función de su comportamiento o de su relación con los personajes. Y tras esta línea algunas dirán: «entonces todas no son iguales ¬_¬º». Pero sí, sí lo son. Es como si estuviéramos hablando de los perros y sus razas. Sí, hay muchas razas... pero todos son perros.

 

Vayamos con los más típicos que mencionan y algunos de los que he tenido la desgracia de encontrar. Os cuento de inicio que están planteados como inserciones en fics, pero la gran mayoría se pueden aplicar como personajes originales en una historia si te quedas con el concepto y dejas de lado el que se meta en el universo para quedarse con su prota, que conste. Por cierto, la mayoría no «se denominan» así; les he puesto un nombre acorde para que se vea claramente a qué aluden.

 

  • Canon Sue: Este tipo de Mary Sue se da cuando una autora cambia la personalidad de un personaje oficial que le gusta mucho (pero no tiene el reconocimiento que la autora le estima suficiente) y lo convierte en una Mary Sue. Es el equivalente a que un personaje sea abducido y vuelva con su personalidad cambiada.

    Un ejemplo de Canon Sue sería que, por ejemplo, una adoradora de la Artemisa de los Dark Hunters la convierta en una mujer hiperarrepentida que a partir de entonces regalará las almas de todo Cazador que se lo pida, y se dedicará en sus tiempos libres a recoger a los gatitos que encuentre por la calle para tenerlos en su panteón, y será la «más mejor» que nunca soñó nadie que sería. Así que Aquerón, deslumbrado por el cambio, dejaría en la estacada a Tori para volver con la Artemisa que siempre quiso.

  • Mary Sue angst: Reconozco que yo no me he encontrado nunca con esta «raza». En la actualidad huyo de cualquier cosa que pueda asemejarse mínimamente a una Mary Sue, pero hace una década era muuuuuuuuy poco crítica y leía casi cualquier cosa. ¡Oh, Dios, qué tiempos!... Si supierais las cosas que he llegado a leer... Pero volvamos. Como decía, en varios listados que he recorrido la mencionan aunque como variante rara. Se supone que es una Mary Sue depresiva o triste (que aun así y todo, seguirá siendo el centro de atención y amada y querida por todos) y que eleva las ansias sobreprotectoras de todo bicho viviente.
  • Mary Sue autoinserción: Ésta es la versión en la que la autora directamente se ha insertado en la historia. Un día paseaba por la calle y se metió en un agujero de gusano que la trasladó al mundo de «Alicia en el país de las Maravillas». Es una inserción directa y sin subterfugios. Van con el mismo nick y todo. Pero eso sí, sólo se parecen en el nombre, porque como decía, Mary Sue es estupendísima de la muerte y ninguna persona normal —o en su sano juicio— sería como Mary Sue.
  • Mary Sue casamentera: Este espécimen es habitual cuando la inserción no tiene objetivos románticos. Aparecen mucho en las sagas en las que los protagonistas son los típicos del «ahora parece que sí, pero ahora no»; ésos que te hacen pasar toda la serie esperando al momento en que por fin se declaren. Pues bien, la Mary Sue casamentera entrará en la historia para abrirles los ojos a los protas y que por fin puedan estar juntos por siempre jamás. Si alrededor hay más parejas susceptibles de recibir sus servicios, Mary Sue casamentera iniciará los rituales pertinentes para que todos se «arrejunten» y sean felices y coman perdices gracias a ella.
  • Mary Sue de intercambio: Éste también es típico, sobre todo en contemporáneos de instituto. La Mary Sue viene de un país extranjero con algún programa de intercambio de institutos. Así es como entra en el círculo de los personajes. En serio, en lo único que piensas con ésta es en cuándo demonios volverá a su país.
  • Mary Sue estándar: Es más o menos lo que se ha explicado en los apartados anteriores. Es la «más mejor» y normalmente su carácter rivaliza con el de cualquier santo/ángel.
  • Mary Sue moribunda: He estado a punto de no meterla, pero he tenido la desgracia doble de catarla, así que allá va. Lo de «desgracia doble» va porque siempre te queda la cosa de que la autora padezca esa enfermedad o alguien de su entorno. En general, son Mary Sues enfermas o terminales que se meten en la historia bien sea para consolar a algún personaje que pase por el mismo calvario o para darles lecciones de la vida —desde la perspectiva de la autora quinceañera, claro—. Que una autora se recree tanto en una enfermedad siempre me da mal yuyu porque me hace pensar en si ha sufrido esos percances o son pura ficción.
  • Mary Sue rebelde: Ésta también es habitual. Es la típica Mary Sue a la que no se le aplican las normas de los demás, siempre se enfrentará a las figuras de autoridad del universo (y lo hará porque están siendo injustas, no vaya a ser), y todos los personajes de su alrededor caerán rendidos por su fortaleza al enfrentarse a la gente cuando ellos son unos panolis a los que ni se les ocurriría. Será la «salvadora», la que les libere del maestro opresor por dar la cara.
  • Mary Sue sacrificada: Es aquélla que siempre mira por los demás por mucho que le perjudiquen las cosas. En los casos de historias con finales épicos, si la anterior era la «salvadora», ésta es la «salvapatrias» porque como ya he dicho anteriormente, le molará lo de sacrificarse por todos y, en algunos casos, matará un montón de pájaros de un tiro (será la inconfundible heroína que habrá muerto matando a Voldemort —¿Harry qué pinta en esta historia?—, conseguirá que le hagan un altar a su valentía y heroicidad para que sea eternamente recordada y, en su último suspiro, podrá aconsejarle al prota —que para esos momentos es su novio— que vuelva con su pareja canon porque es como siempre tuvo que ser). Como ya he dicho antes, tienen tendencia a resucitar así que al final no es más que una forma de ver cuánta gente iría a su entierro —y que haría que la autora durmiese mejor al ver que iría todo el universo y galaxias conocidas.
  • Mary Sue temperamental: Es curiosa porque, a pesar de ser superbuena y megadulce, sacará sus garras y pondrá los «puntos sobre las íes» al incauto que se le ocurra meterse con ella o con sus nuevos amigos. A la gente le encantará esta vena agresiva y será todavía más admirada aún si cabe. También está la versión en la que puede ser temperamental a todas horas (con un nivel y lenguaje muy agresivo) y los personajes la adorarán por saber decir las cosas «como hay que decirlas y a quién le corresponda».
  • Mary Sue todopoderosa: Ésta sí que es típica... madreeeee. Ya la he mencionado: es Aquerón, Apollimia, Savitar, la Virgen Escribana, el Omega, y todo dios bendito que se te pueda cruzar por la cabeza. Ninguno será más fuerte que ella, e incluso si se juntaran todos a la vez, lo tendrían crudo para ganarla, no os creáis. Por supuesto, ésta sale a relucir en temática paranormal.

 

Y bueno, éste es un repaso a las más típicas o las que he llegado a encontrarme. Como veis, en función de su interacción en la historia, pueden ser una Mary Sue u otra. Pero el patrón es el mismo: son perfectas, las mejores en todo, y todos, todos, todos (hasta los malos del cuento) caen rendidos ante su magnificencia.

Formas de prevenirlas

Formas de prevenirlas

 

En realidad, una vez se tiene claro cómo es una Mary Sue, no es tan difícil corregirlas. Lo he dicho antes y lo seguiré diciendo hasta la saciedad: que un personaje tenga alguna o varias de las características mencionadas no es sinónimo de Mary Sue. En esta vida, todo el mundo tiene algo por lo que destaca o que se le da bien. No es ningún crimen el crear un personaje que sea el mejor en algo. Pero es lo que digo: en algo, no en todo.

 

Para hacer un personaje creíble sólo hay que fijarse en la realidad. Todo el mundo tiene defectos y todo el mundo tiene virtudes. Dejar atrás el perfeccionismo del personaje te da muchos pasos para evitar caer en los tipos Sues. Todo el mundo tiene manchas en el carácter del mismo modo que también tienen cosas corrientes. Y por favor, si creas un personaje que tenga traumas, que sea coherente o tenga un sentido en la trama. Un personaje no puede haber vivido en una casa con maltratadores y violadores y ser «happy flower» después (y no, no lo digo como algo extremo, es otro de los tópicos de los pasados de Mary Sue que hacen que los personajes del universo se compadezcan de ella).

 

En fin, espero que este artículo os haya resultado interesante. Como muchas habréis comprobado, las Mary Sues y Gary Stus son más propios del mundo fanfiction porque normalmente son inserciones de un personaje que no pinta nada y que es la excelencia en sí misma. Pero en novela original, aunque el objetivo no sea el de «manipular» los sucesos que el verdadero autor hizo con los personajes que le encantan, sí se puede caer en los tópicos del perfeccionismo Mary Sue. Son nuestros personajes y cualquier autor quiere que sean apreciados por los lectores. Pero un personaje «genial» no es sinónimo de perfecto. Un personaje «genial» gustará a algunos y no gustará a otros, porque en este mundo, hay gustos para todos y no se le puede caer bien a todo el mundo. Pero lo que tiene que ser indiscutible para ambos bandos es que sea un personaje creíble y real, tanto si te gusta como si no. Y una Mary Sue bajo ningún concepto lo es.

 

Por eso es importante ser consciente de ello y así evitar caer en los tópicos.

© 2008 - 2015 Cazadoras del Romance. Todos los derechos reservados.