^Back To Top

Buscador de libros

Buscar: 
Título:  Autor/a: 
Sinopsis:  ISBN: 
Categoría: 

Tiendas online


 

Un canalla que no lo era - Sarah MacLean

Sinopsis


Cuando Sophie, la menos interesante de las hermanas Talbot, empuja a su cuñado y lo hace aterrizar dentro de un estanque de peces ante toda la sociedad londinense, se convierte en el blanco perfecto para el desprecio público de la nobleza. Su única opción es huir de Londres. Por desgracia, el carruaje en el que se cuela no la va a salvar de la ruina...

 

Kingscote, «King», marqués de Eversley, no ha conocido a ninguna mujer a la que no pueda conquistar, por lo que su reputación no está a la altura de lo que se espera de un futuro duque. Lo que no sabe es que su vida va a dar un vuelco inesperado cuando descubre a Sophie en el carruaje que le conduce a la mansión de su padre, en la frontera con Escocia.

 

Al principio, King piensa que ella está tratando de pescarlo para casarse con él, aunque pronto descubre que Sophie no haría algo así aunque fuera el último hombre sobre la Tierra.

 

Sin embargo, los carruajes son lugares propicios para los secretos oscuros y las tentaciones irreprimibles capaces de despertar los más ardientes deseos…

 

MaryJane

Valoración


Primer libro de la serie «Escándalos y Canallas».

 

Sarah MacLean se introdujo en el mercado literario español con fuerza hace unos años y con su segunda —la primera que se publicó en España— conquistó los corazones de muchas lectoras. «Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja» fue una obra fresca, amena y divertida.

 

A aquella obra la siguieron novelas menos memorables, pero con el incio de esta nueva serie me he reencontrado con una autora que me enamoró con aquel libro. Lo ha vuelto a hacer con esta novela que me ha durado apenas dos días.

 

Lo que está claro es que a Sarah MacLean le gustan los canallas y los granujas. Esta serie debe su nombre e inspiración a los panfletos de cotilleos que había en la época sobre la aristocracia y sus escándalos. De ahí los títulos de tipo sensacionalista de todos sus capitulos.

 

Sophie es una protagonista original, pero no tan extravagante como su familia. Es la hermana pequeña de cinco chicas, tres de las cuales se enorgullecen de ocupar las noticias de cotilleos con sus escándalos. La raíz de problema reside en que la fortuna familiar proviene del carbón y su padre ganó el titulo de conde en una partida de cartas diez años atrás. Ante estas circunstancias la aristocracia no respeta a los Talbot y hace todo tipo de bromas de mal gusto.

 

King es un canalla. Un canalla al que no le importa la sociedad ni lo que se publique sobre él; sólo atraen su atención la diversión temeraria, las mujeres y hacer saber a su tirano padre que el linaje acaba con él. Ésas, y sobre todo la última, son las razones por las que no quiere casarse.

 

La relación entre ellos dos me ha encantado, al principio se llevan realmente mal y sus conversaciones son tan divertidas como exasperantes. King hace honor al título del libro y se comporta como un canalla cuando se encuentra a Sophie por primera vez, pero ella va despertando un sentimiento de responsabilidad en él que no le gusta, pero del que no se puede librar.

 

Gran parte de la novela se desarrolla como una road movie en carruaje y ésa es la mejor parte del libro. Durante los últimos capítulos bajan el ritmo y el tono de la historia, desde el reencuentro de Sophie con su familia.

 

También en ese carruaje tiene lugar una de las mejores escenas eróticas que he leído en bastante tiempo, y digo «erótica» en un sentido sensual y picante, no en un sentido sexual. Por eso me ha parecido buena, porque es una insinuación.

 

El motivo por el que Sophie huye puede parecer un poco exagerado o infantil, pero con lo bien que lo he pasado leyendo esta historia, eso es lo de menos.

 

¿A quién le importa que alguien vaya a cazar leones a Escocia cuando allí no los hay? Es un macguffin como cualquier otro; necesario, pero irrelevante para la trama.

 

Entre los secundarios se adivinan futuros protagonistas como Warnick, el duque escocés amigo de King al que le da igual todo lo inglés. Sí me ha sorprendido que otra próxima historia esté destinada a Seraphina, más por su partenaire que por otra cosa. Al resto de hermanas Talbot las encuentro demasiado extravagntes para tener una historia propia, pero quién sabe. Al que si le veo posibilidades es a Mark Landry.

 

También hay personajes que esconden sorpresas y eso me ha gustado.

 

Aunque la última parte haya bajado un poco el listón, el final del libro y su epílogo me han gustado, conservan el tono canallesco, pero con un inconfundible aire de ternura.

 

Ya que creo que «Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja» «Un canalla que no lo era» son las dos mejores novelas de la autora que he leído, y aunque en trama y protagonistas masculinos le otorgo un empate, en química y la protagonista femenina han ganado Sophie y su química con King.

 

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de unas disputas como las de Sophie y King y me lo he pasado muy bien con este libro.

© 2008 - 2015 Cazadoras del Romance. Todos los derechos reservados.